Blog‎ > ‎

To be in the middle

posted Aug 17, 2016, 2:53 AM by Edu   [ updated Feb 1, 2018, 11:00 AM ]
A veces tras una frustrante tarde de trabajo me pregunto ¿no se me podía haber ocurrido a mí lo del wasap ese? ¿no estaría ahora compartiendo amarre con Amancio Ortega? seguro que no fue por las piras del insti ... ni por falta de garaje. ¿qué leches no tuve en cuenta?

¿Qué diferencia hay entre Amancio y los buenos de Jan y Brian? Quizás se pueda decir que Amancio está en todas partes y Jan y Brian han ido un poco más lejos: se han preocupado de estar en medio de “todos”; otra sutil forma de “estar en todas partes”.


Si: “To be in the middle”, definitivamente, esa es la cuestión, es lo que los negocios de éxito en Internet tienen: Google, Facebook, Whatsapp …



¿Cuál será el camino para “estar en medio”? probablemente los platos del menú sean de primero la gratuidad, de segundo ser referencia en un servicio y de postre generar dependencia. Yonquis nos sobran.


¿Es realmente importante el servicio? pues no lo tengo claro, Whatsapp o chat, lo mismo da, me da lo mismo. Los chats existen desde el año de Maricastaña pero sólo ha triunfado éste, ¿qué le ha hecho triunfar? ¿su nivel distribución, su formato de distribución? ¿han tenido suerte o han elegido cuidadosamente el momento? Su éxito ha coincidido con una eclosión de los móviles con acceso a Internet, lo que ha permitido un formato de distribución nuevo que hasta ahora no existía para chatear.

¿Dependencia? No, fijo que no. Yo, y todos mis compañeros, podemos vivir sin Facebook, ¿pop-up contractual con propuesta de aceptación de nuevas condiciones del servicio? Aceptar. Sin duda alguna: la negritafuxiaparpadeante declinación de herencia en favor del amigo Zuckerberg, el pacto con Lucifer, incluso un posible derecho de pernada no impedirán nuestra aceptación. Pero no. No somos dependientes. Las 5 de la mañana y todavía no tengo en mi wasap doble check de la Diosa a la que pedí ayer el móvil (un tanto perjudicado por cierto), pero no es dependencia, es que me dieron garrafón y no puedo dormir.

¿gratis? Hombre, seamos realistas, a ver: pagaremos lo que haga falta por ver la Champions, unas llantas de aluminio y unas Ray-Ban de mercadillo pero arda en el infierno quien gaste un duro en internet.

 

Ya sabemos lo que funciona, sabemos que con estos 3 ingredientes estaremos “in the middle” de un montón de clientes potenciales, Whatsapp: 1000 millones, Facebook: 900 millones … primer objetivo conseguido, hemos montado delegaciones a la puerta de su casa.

¿dónde demonios está el beneficio? se habla mucho del valor de la información pero a la mayoría se nos escapa cómo se hace tangible esa información en euros. Podemos hablar de la “venta orientada”, no es más que hacer un “perfil” al puro estilo CSI con nuestros gustos, preferencias y deseos (y mucho más) y luego meternos la Termomix con calzador a todos los que, imprudentes, mencionamos la palabra “muffin” en algún post.

Pero además de vincular personas con información podemos vincular productos con demanda; orientar la demanda ¿por qué no?, las posibilidades estando “in the middle” son inmensas. La sombra de la venta de perfiles a instituciones gubernamentales siempre estará en la letra pequeña de una nueva “aceptación” contractual en formato pop-up “o aceptas o no hay más Diosa” & “se sienteeee pringaoooo”.

Oiga pero que “Whatsapp” es gratis. Si, desde luego. Tras un encomiable, filantrópico y desde luego básico plan de negocio de 2 programadores de a 1 € la subscripción (a los que en algún momento de la compra por Facebook el señor Zuckerberg seguro mencionó como “pagafantas”) Whatsapp anuncia ya la venta de datos de usuarios a bancos, compañías aéreas, etc para que nos “contacten” ofreciendo productos y servicios (seguro que no a razón de a 1€ el usuario).

Habrá que ver por otro lado si será viable este nuevo modelo de negocio basado en el spam telefónico y de mensajería. Quizás Jan y Brian finalmente eran más killers de lo que aparentaban.

 

Lo que a otro “pagafantas” preocupa y ya en tono más formal:  ¿cómo se sostienen todas estas infraestructuras? Estamos hablando de 1000 millones de usuarios, y subiendo.

Obviamente la infraestructura es distribuida con múltiples CPDs en todo el mundo. Soportar el alojamiento de “textos”, vamos a presuponer “temporal”, de los chats implica muchos Teras de almacenamiento, no vamos a hablar ya de contenidos multimedia como fotos y vídeos.

¿qué pasa cuando un CPD cae? ¿qué ocurre cuando un CPD es atacado? ¿qué ocurre si caen las comunicaciones que dan servicio a una determinada área geográfica? Desde SARENET como ISP que somos desde 1995  podemos explicar cómo funcionan algunos de estos servicios globalmente, los detalles finales dependerán obviamente del servicio.

Muchos de estos servicios, como los DNSs raiz de internet, esas máquinas que mantienen toda la resolución de nombres de máquina a direcciones IP en Internet, ahí es nada, se soportan sobre direccionamiento “anycast” que no es más que la misma IP configurada en diferentes máquinas en entornos geográficos distantes. La inteligencia de los protocolos de rutado en Internet (BGP, border gateway protocol) se encargará de rutar los paquetes de datos al servidor más próximo geográficamente obteniendo un mejor tiempo de respuesta y un reparto de la carga entre las diferentes máquinas. Todo esto sin recurrir a costosos balanceadores de carga, tan sólo usando las herramientas de que Internet ya dispone.

Por otro lado cuando se produce un ataque con un origen determinado afectará sólamente a una de las máquinas. Cuando el ataque es distribuido nuestra protección se basa en una infraestructura resistente y rápidamente escalable,  además de una buena coordinación entre los responsables de seguridad de los diferentes ISPs que crearán reglas para caracterizar ese tráfico y filtrarlo.

El balanceo de anycast permite además mantener diferentes versiones de software del servicio, de tal forma que frente a un fallo de una nueva versión el resto de servidores mantengan el servicio.

Las IPs cabecera denominadas “Front-end” sin embargo en rara ocasión soportan el servicio, suelen hacer funciones de filtrado y encaminamiento a las máquinas “middle-end o back-end” es donde realmente se da servicio (dependerá en cuántos niveles se diseñe el mismo)

La escalabilidad hoy en día se consigue a través de un buen diseño de arquitectura. La virtualización nos permitirá añadir máquinas de una forma rápida para asumir rápidos crecimientos como ocurre con este tipo de servicios con ámbito internacional y el cloud computing la ubicuidad de los mismos.

 

En lo que a mi me toca como Ingeniero de VoIP: en este momento en SARENET hemos diseñado una plataforma de VoIP con arquitectura anycast de alta disponibilidad y escalabilidad, hasta el punto en que somos capaces establecer una conversación en Bilbao y finalizarla en Madrid siendo transparente para el origen y destino de la llamada.

Como ISP que somos ofrecemos esta infraestructura disponible para que terceras empresas puedan ofrecer sus propios servicios de VoIP. Además ofrecemos nuestro servicio de VoIP: Sarevoz, que nos permite evolucionar y mejorar el producto.

En nuestro roadmap a corto plazo está añadir servicios de vídeo y cifrado (operativos en desarrollo) y a medio plazo de mensajería y presencia, que junto con nuestro excelente servicio de correo electrónico nos permitirán ofrecer una convergencia de telecomunicaciones completa.

 

En SARENET disponemos de Ingenieros tanto de Red como Sistemas con años de experiencia que podrán ayudarle en el diseño de su producto para una alta disponibilidad en Internet y que usted cuente con un servicio “In the middle”.

Los negocios del futuro renuncian ya a las delegaciones, no hay más que ver la evolución de la banca moderna, el modelo es la máxima cercanía con el cliente final lo que sólo puede conseguirse con un esquema “in the middle”.

 

… La siguiente gran revolución en Internet vendrá dada por el cambio de modelos y oportunidades que nos va a dar el Ipv6 y que cambiará notablemente las arquitecturas aquí expuestas … pero eso ya es materia para otro artículo.